Continúa el offtopic personal. Un poco de claridad a las cosas

Hace unos días que no recuerdo cuantos son, ni me apetece ir a la entrada a mirarlo, muchos amigos se sorprendían al ver una entrata totalmente offtopic al tópico general de este  blog donde hablaba, de manera bastante confusa, de un estado de ánimo que ni aún yo llego a comprender. Bastó con publicarlo par que empezaran a lloves las preguntas, las incógnitas y algunas cosas más que vinieron de la mano. Y es que estaba claro que el post estaba fuertemente ligado a un sentimiento de tristeza profundo, a un dolor intenso y a una indecisión inmensurable que me invadía hace muchos días y que había decidido comenzar a externaliizar en «capítulos» a modo de autoayuda porque, sino, pensaba que estallaría.

De este modo empezaron las entregas de los días de pena, los corazones rotos, los twitts confusos, cargados de dolor, en los distintos medios por los que me muevo. Esto, como dije, hizo saltar la alarma de varios de mis amigos que acudieron de manera casi inmediata a intentar hablar conmigo para saber qué me está pasando.

Hoy quiero decir que no estoy bien, y aunque me encuentre escribiendo desde otra perspectiva totalmente distinta a la de días anteriores, internamente sigo sintiendo un gran vacío, una pena general, y ciertas otras cosas de las que prefiero no hablar demasiado, más por mí que por que sea un tema tabú.

De este modo ha comenzado una nueva etapa en mi vida, de replanteamientos, de desafíos, de superación de problemas. 

No se en qué va a acabar, ni cómo he de afrontar ciertas cosas, pero de lo que estoy seguro es de que ciertas cosas ya no volverán, ni quiero que vuelvan, a ser iguales.

Qué sigue? meditar, pensar. Ahora mismo descansar unos días, aunque sea a medias. Pasar estas malas fechas cargadas de ese halo «entrañables» sentimientos, buenos deseos y demás cosas. Vendrán más fechas difíciles en Enero. Ya para febrero quiero haber dado fin a todo esto. Sea el modo que sea, esa es mi fecha límite para pensar, para decidir y actuar.

Hoy precisamente hablé con un amigo que conoce en parte de mis ciclotimias e intentó hacerme ver ciertas cosas desde un ángulo distinto y quizás mucho más objetivo del que estoy viendo yo. Aún así, esta vez he de guiarme por lo que siento, lo que deseo y lo que no deseo en mi vida. Hay ciertas cosas a las que digo no y a las que jamás volveré a aceptar, otras que están bajo consideración por ser de menor gravedad, y otras a las que simplemente no me importan tanto.

Así dejo este post, amigos. El que lo lea que no se alarme. Estoy confuso, con dolor, tristeza, melancolía…. pero no hay mal que dure 100 años…. y al mío apenas le quedan algunos meses.

Otro día de pena – Tercera parte

Cada día es más difícil. Ver como algo que está tan cerca, a la vez, está tan lejos es muy duro. Y lo ansias, lo necesitas, lloras, gritas, clamas por ello y no hay manera. Vuelve el dolor, vuelven las lágrimas día a día. La inocencia, la simpleza, lo cotidiano, todo se esfuma.

La libertad de dirigir mis pensamientos la he perdido. Ahora todo conduce a lo mismo. Y vuelve el dolor intenso, vuelve la dificultad de mirar un poco más allá, empañando los ojos en un mar de lágrimas. La tristeza invade cada dos minutos, inevitablemente, y estás tan solo. Y no puedes compartir la pena, ni contar a la gente q tan lejos tienes. Y vuelves a gritar, vuelves a sentir que la vida se pierde en ese instante. Vuelven los malos vicios, los errores de fondo, el hacer injustificado que nos daña más y más.

Y todo sigue su rumbo. Las horas pasan. Mi reloj se detiene en el instante que he perdido lo que tanto quería. La lección teórica que me decía que los duelos acaban yo no la aprendí. De momento estoy derrotado. Necesitando volver a los tiempos de antaño, donde, si bien no todo era color de rosas, guardaba un ápice de felicidad en si mismo.

Las lágrimas vuelven…
El dolor regresa…
Las ganas de acabar con todo esto son muy fuertes. Contradicen el instinto de supervivencia humano, acaban con la razón establecida. Inundan una y otra vez el pensamiento y opacan los días. El gris de mis mañanas hoy es totalmente negro. Yo ya no soy nadie, ni tengo nada, ni valgo un céntimo de lo que antes pensé que valía. 

No hay palabras que describan tanto dolor. No hay disculpas que valgan para acabar con todo esto. 

El mundo sigue girando. Lo veo a mi alrededor lentamente como un film blanco y negro… difuso. No veo las cosas claras, no veo la salida. La pequeña luz de esperanza de haber jugado por algo que creía firmemente se ha apagado.

El terror me invade. La locura me toca en el hombro y me dice que vaya por donde me dice. Y le grito, fuerte, alto, claro. Y nadie me oye, más que yo. Y todo ese ruido sólo está en mi cabeza. Y pensé que gritaba para el mundo, cuando decía que las cosas iban a salir bien.

Y nunca pude decir lo que realmente está pasando. Cómo de un día para otro algo cambia en tu organismo y ataca la vida. Y volver pensando que tendría el apoyo para afrontar un mañana distinto, con las nuevas limitaciones, con esta plaga, no sirvió. Ahora tengo que afrontar dos grandes problemas. Y ambos acaban lentamente con mi vida. Uno la consume y otro la degrada. Y al final del camino, en vez de encontrarme con alguna mano extendida, un hombro para llorar, un oido que me escuche, una boca que me diga que lo poco que queda será intenso… No, sólo estas cuatro paredes me oyen y saben lo que en el fondo y dentro mío está pasando.

Cuando estos ojos se cierren definitivamente habrá terminado una etapa. Una pequeña luz en el universo se habrá apagado. Y todo seguirá su curso como siempre. Aunque este film oscuro habrá terminado y volverá el color a reinar.

La perspectiva por la que se ven las cosas volverá a encajarse en su eje. Y todo volverá a ser normal. El punto escapará por otra tangente. Y la posta del dolor y la tristeza quedará en manos de las personas más cercanas que no van a entender los por qué.

Justamente un mes después de saber lo que me pasa, lo que me afecta, justo ese mes después viene el contragolpe… y ya no voy a luchar más, no haré lo que me piden. Dejaré que todo se consuma. 

Esta es la primera pelea en la que quedo KO.

Facebook como Gadget en Gmail

 

Siguiendo con los Gadgets de Gmail, ahora es el turno de Facebook! Si quieres visualizar los cambios que se produzcan en tu cuenta de Facebook simplemente tienes que añadir la url del siguiente Gadget:

http://www.munix.es/ggadgets/facebook/facebook.xml

Si no sabes como hacerlo, puedes leer este post donde explico como hacer lo mismo pero con el Gadget de Tuenti.

Si quieres también puedes añadirlo a igoogle aqui: Add to Google

Tuenti en Gmail

No ha sido gran cosa la que he hecho, pero si eres de los que te gusta tener tu gmail abierto mucho tiempo, puedes cargar tuenti como gadget en la barra lateral del correo electrónico de Google.

Para esto haz lo siguiente.

Si ya tienes labs y los gadgets activados, simplemente añade esta URL: http://munix.es/tuenti/gtuenti.xml

En caso de que todavía no tengas activado el soporte para gadgets externos en Gmail, deberás ir a Settings, Labs y activar la opción «Add any gadget by url» y guardar los cambios.

 

 

 

 

Finalmente, también en settings y al lado de la pestaña de «Labs» aparecerá una nueva llamada Gadgets. Allí añadimos la url: http://munix.es/tuenti/gtuenti.xml y listo! tendremos tuenti en la barra lateral de nuestro Gmail!

Si quieres también puedes añadirlo a igoogle aqui: Add to Google