¿Casualidades? – Parte 2

Para terminar este post, voy a ir directamente a lo que pienso, sin sacar demasiadas conjeturas, simplemente disparando.

Cuando escribí esta entrada, recibí un comentario que no aprobé para publicar (ah, y un voto bajo en el rating, jejej), por varios motivos:

1- El remitente del comentario era falso. Venía a nombre de Isabel Fernández, con un email que no era el de la persona en cuestión. Quien realmente escribió ese comentario era mi ex, Raquel (no vamos a dar apellidos porque no es cortés hacerlo 😉 ). Lo sé por su manera típica de escribir, por el segmento de IP del proveedor de servicios de internet que tiene y, finalmente, por el día en el que lo escribió. Al parecer los martes como no tiene clases, o no las tiene parcialmente,  se dedica a leer mi blog. Debo ser importante y no me quiere perder de vista 🙂

2- La redacción no me gustaba 🙂

3- El burdo intento de hacerme pasar por un infante que no sabe de dónde viene el tráfico de su web me causó tanta pena y gracia a la vez que ni merecía la pena….

4- El mero hecho de que me escribiera para intentar difamarme hizo que no me saliera de los huevos publicarla.

Ahora vamos al grano. En primera instancia, esta persona, a la que llamaremos «el sujeto», no tuvo la valentía de decir la verdad y simplemente se movió en un ámbito de mentiras cobardes, irrespaldables e incoherentes. Va a ser que lo último que me tengo que llevar es esto acerca de su persona. El hecho de hacerse pasar por otra persona para enviar este comentario me da la pauta de que, como dije, sigue leyendo mi blog. Y por lo poco que demoró en responder a una entrada nueva (vamos, que escribo cuando quiero y bastante distanciado entre post y post), me dice que además es asidua visitante.

Pero vamos, que lo que más me jode de todo es que me escriba una vez más. Pensé haber perdido su rastro allá por marzo, pero no. Meses después vuelve al ataque cuando yo he procurado no volver a llamarle (a pesar de que se su número, y por suerte ella no el mio), escribirle, nada. Pese al tiempo transcurrido esto parece un nunca acabar. Ahora digo yo… ¿qué se siente quedarse sin el pan y sin la torta? 🙂

Hoy hablando de este tema con Molly ya con bastante indignación y repulsión, luego de hablar con Iñaki y Alberto también, llegamos a la conclusión de que hay gente con mucho tiempo libre. El consejo general fue no tirar más de la cuerda, pero me encuentro tan molesto que necesito canalizarlo a través de la escritura. Me encantó el término de «Overreaction» para definir el mensaje fortuito recibido por su parte al verse mentada en mi post.

Ahora me pregunto yo: ¿Cuál es la necesidad real de seguir mi blog asiduamente?. Se me ocurren respuestas, pero me las reservo, porque si las escribo puede que al sujeto en cuestión le causen la necesidad imperiosa de responder.

Ahora, tú, sujeto, como persona non grata ni en mi vida, ni en mis recuerdos, ni en nada, te invito a dejar de leer mi blog. Espero que si otra vez por casualidad llegas a esta «página», te des cuenta de que no está escrita para satisfacer tus expectativas personales ni para alimentar tu ego, ni para subirte a un pedestal. Está para escribir lo que a mi me sucede, lo que yo creo necesario, importante o no… en síntesis, este blog está escrito por mi, para mi y para poner lo que me salga de los huevos sin importar si a «isi_fer», usuaria de hotmail, le gusta lo que pongo o no. Nada de lo que yo escribo es mentira, ni tan siquiera distorsiona un ápice la realidad, asi que si no te gusta verte retratada, puedes buscar esto.

Y ahora pregunto al aire, ¿quién ayudó a quién en las épocas flojas?. Yo no recuerdo ayudas cuando las necesité. Y si efectivamente crees que existieron, espero que con mi portátil te des como saldada, sino puedo seguir enumerando cosas 🙂

Una vez más te invito, y esta última vez en público, a dejar de contactarme, escribirme, leerme. Esto me resulta lascivo ya.

Y ya sabes. Si necesitas algo, en las discotecas, por el módico precio de la absoluta confianza, se pueden encontrar ejemplares excelentes para flirtear.

¿Casualidades?

Hoy he recibido un curioso comentario en mi anterior entrada y quería compartir algunas reflexiones y conjeturas con ustedes.

Lo más curioso de todo es que va en defensa de mi ex. Fíjense como empieza:

Hola, por error buscando a una persona, me he metido en esta página.

EPIC FAIL!

Analicemos un poco la situación. Primero que nada, y contando con información de privilegio, sé que «esta» persona jamás, al menos no en este planeta, tiempo y espacio, buscaría algo tal que llegara a mi blog. Lo digo por los gustos, las temáticas tratadas y el poco matching entre mis gustos con los suyos.

Lo segundo y más importante es la posibilidad de que google posicione esta entrada TAN bien como para llegar en caso de «long tail» a mi entrada de apenas un día… curioso.

Pero vamos. La persona por la que se ha hecho pasar, curiosamente NO tiene ese email, pero vamos, que yo me chupo el dedo.

El caso es que luego de analizar reiteradamente el mensaje me doy cuenta del uso de las muletillas tales como los puntos suspensivos, las excesivas aclaraciones de cosas evidentes (pero por las dudas no olvidemos aclarar que un amigo es un chico, ¿vale? .. que típico), o el entrecomillar los modismos locales. Para rematar, su típica firma, la amenaza: «Asi que cuidado con lo que dices….». Eso lo tiene que haber aprendido del presidiario de ojos claros.

¡Manda huevos! que no seamos un poco más cautos a la hora de hacernos pasar por personas que no somos y que no dejemos por sentado a priori que no tenemos los huevos suficientes de asumir un comentario.

Lo más gracioso de todo es que al tiempo que estamos y que todavía sigamos leyendo este blog.

Somos pocos, nos conocemos mucho. No quiero sacar más hilo de este carrete. Seamos adultos, cada quién a lo suyo.

Tres años en España

Hoy, 24 de Mayo de 2009, se cumplen mis tres años desde que salí de Argentina y, mañana 25, de que llegué a España. Justamente para el día de internet me preguntaba la gente de Ágora News qué si tuviera que agradecer algo a Internet qué sería. Evidentemente a internet le debo todo lo que tengo ahora mismo. Gracias a Internet surgió la posibilidad de viajar a España, he conocido grandes personas a las que aún no les pongo cara y, para poner la guinda al postre, me ha abierto las puertas a mi actual trabajo en Minube.

Tres años se dicen pronto, pero para mi es un montón de tiempo. Tiempo sin ver a nadie de mi familia, sin ver amigos, sin pisar mi tierra (lo sé, lo sé, debería ir…. claro está). Tres años luchando, amoldándome, pasando por muy buenas y muy malas experiencias.

Como muchos saben, este viaje se vió motivado al 100% por una mujer. Una bonita historia que comenzó hace mucho tiempo y que terminó en Enero de este año…. (¿o antes?). Fue un golpe muy duro porque pensaba que la ruptura con Raquel significaba la pérdida total de la necesidad de estar en este país. Pensé que nada había valido la pena. Pero no fue así amigos. Apenas me di cuenta de todo lo que había a mi alrededor es cuando comenzó lo bueno de esta experiencia. Y ahí me di cuenta de que me saqué de encima un gran problema en mi vida, ella. Que fue incapaz de aportar algo positivo, que fue incapaz de comprender mi situación, que fue incapaz de aceptar que se había comportado como una …. mala persona. No importa, porque yo me quedo tranquilo de que, a pesar de que tuve errores, siempre estuve en la labor de aportarle todo lo positivo que estuviera a mi alcance y así fue hasta el último momento. Historia cerrada.

Desde la llegada las cosas no fueron fáciles. Llegué con una maleta y 2000 euros. A partir de ahí fue buscar trabajo y empezar a dar mis primeros pasos aquí. Pienso que mi primer trabajo fue una verdadera mierda por la gente con la que me metí a trabajar, pero rescato lo bueno de aprender un oficio y el valor de trabajar en si mismo. Mi primer trabajo fue de fontanero / instalador de gas natural, allí en Murcia. Comencé ganando muy poco, trabajando mucho, aprendiendo. Tenía un trabajo, era genial! En el primer piso en el que estuve duré poco más de un mes. El lugar estaba muy bien, pero una de las personas que vivía con nosotros se la pasaba borracho y hacía un poco de desastre. Salí desesperadamente de ahí y me fui, temporalmente, a la casa de mi actual jefe que me tendió una mano. En esa casa estuve un mes hasta que encontré un lugar estable en Alcantarilla (también Murcia). El piso estaba bien, comenzaba a ganar más en el trabajo, mi relación iba viento en popa… no podía pedir nada más.

Entre todo eso he vivido algunos incidentes, ha tocado cosas no gratas. Por decirles, por culpa de un incidente con una persona desagradable que me crucé por la calle tuve que terminar haciéndome los análisis del SIDA, afortunadamente con resultados negativos 🙂

El tiempo siguió transcurriendo y mi relación con las personas que trabajaba comenzó a empeorar. Había un total abuso por parte de mi jefe con respecto a mi jornada, a mi salario, a unos misteriosos descuentos…. decidí irme. Con poco dinero ahorrado y con responsabilidades por asumir, comencé mi nueva búsqueda de trabajo. Al no aparecer nada por entonces decidí empezar a pensar alternativas y emprendimientos propios. Cuando había algo medio terminado, afortunadamente, apareció un trabajo. Mal remunerado, muy exigido pero en fin un trabajo. Con 400 euros al mes no se hace demasiado cuando hay que pagar un piso y moverse en transporte público. De modo que llegó la época de las vacas flacas, donde un paquete de pipas podía ser la comida de todo un día. Gracias a la ayuda de mis compañeros de piso algunos días cenaba como Dios manda. Quizás mi mejor época en cuanto a mi aspecto. Estaba super delgado. Perdí como 15 kilos de no comer bien. Seguía super enganchado en mi relación y no pensaba aflojar.

Pasaron unos meses oscuros pero finalmente, y de manera muy curiosa, llegó la posibilidad de trabajar para la empresa de Raúl. Gracias a que yo era usuario de su proyecto Shoomo, llegué a ser contactado por Raúl para comenzar a trabajar en Minube.com, que para entonces se estaba gestando. Eso significó luz y esperanza nuevamente. Me recibió Madrid con un montón de buena gente, un equipo jóven, dinámico. Ese era mi sitio. Los viajes Madrid-Murcia, Murcia-Madrid comenzaron a sucederse muy frecuentemente, para ver a la chica evidentemente. Tenía una gran posibilidad pero eso no me iba a quitar lo que tenía, claro. Todo parecía reinar en un sano equilibrio durante el 2008. Algunos tropezones con temas de mi piso de Murcia y tal, pero nada que me tirara abajo. Quizás lo más duro iba por dentro mío. Algunos problemas internos, depresiones y tal que intenté canalizar en trabajo, en relaciones personales, apostando muy fuerte a que contaría con el apoyo de Raquel… no fue así. Llegó diciembre y estaba fatal de ánimos. El tonto juego de tomar unas copas se convirtió en una realidad diaria. Admito que tuve y que sigo teniendo algunos problemas con esto pero que quizás voy superando. A Diciembre le sucedió el fatídico Enero, donde descubrí a mi ex con otra persona en su misma casa. No dudé un instante, dejé Murcia ese mismo día con la ayuda de Raúl que me dio espacio en su propia casa. La depresión fue en aumento, los vicios también. Terminé siendo una basura humana. Gracias a la ayuda de mis amigos y, sobre todo, por el tesón de Alberto (hermano de Raúl), comencé a salir del pozo poco a poco. Los cuesitonamientos internos eran inevitables, el dolor también. Aún así, cuando me di cuenta de que por quien estaba sufriendo yo no le importaba nada (y alguna vez le importé?….) es cuando comencé a salir. Aún así tenía un problema claro…..

Madrid una vez más me recibió de brazos abiertos. Esta vez con mucha gente centrada en mi. Eso me sirvió también para darme cuenta de que el viaje a España no había sido en vano. Había perdido a una persona querida, pero había ganado un gran puñado de amigos. Fue la primera vez en dos años y pico que sentía un verdadero apoyo de alguien y que no me sentía solo. Había gente, había preocupación, no había intereses ni segundas intenciones. Sólo querían ayudar…

Llegó Marzo y me tocó pasar mi primer cumpleaños sin ella y, sin duda alguna, fue el mejor de todos. Un día tranquilo, rodeado de buena gente, lleno de llamados y mensajes. Y no fue lo único que me trajo Marzo. Para entonces decidí escribir un email a muchos de mis amigos y conocidos saludándoles. De las pocas respuestas que tuve, una fue de mi amigo Eric que me decía que unos días después él estaría en Madrid por una semana (la semana fantástica). Hicimos un apretado recorrido entre Madrid, Valencia y Barcelona. De ese viaje saco la gran experiencia de estar con un amigo en este país, tan lejos de casa, compartiendo aventuras. Además saco algo muy positivo: allí conocí a Molly, una gran chica de la que podría hablar bastante. La vuelta fue genial, porque fue sólo volver para quedar con Molly nuevamente. A partir de ahí se sucedieron muchas más salidas, muy positivo para mi. Por una cuestión práctica ella estaba casi viviendo en mi casa. Era más fácil así ya que para entonces salíamos ya todos los días a cenar, de paseo por Madrid, de aquí para allá. Ese tiempo, además de aportarme la positiva experiencia de compartir techo con una chica, me sirvió para aprender muchas cosas y, lo mejor de todo, para no beber ni una sóla gota de alcohol de manera compulsiva. A todo esto el aporte cultural del intercambio con una persona extranjera también (de EEUU) fue algo genial….. Quizás conocer a esta chica ha sido lo más positivo que me ha sucedido este año!

Ahora haciendo un balance general de estos tres años saco en limpio muchas cosas. La más importante es que mi vida ya no volverá a ser la misma desde ese día que salí de Argentina. Ahora tengo una manera distinta de ver las cosas, una claridad mental que no tenía, una experiencia única a mis espaldas. Me he forjado como una persona más responsable, capaz de valerse por si misma. He aprendido que las personas van y vienen en nuestra vida, pero que cada una de ellas nos deja aprendizajes. He aprendido a valorar más, a necesitar menos, a trabajar duro…. he aprendido…. Creo que si lo único que he hecho es aprender, todo esto ha valido la pena!

Gracias a todos los que habéis hecho posible todo esto 🙂

Quemando etapas

La verdad que llevaba bastante tiempo sin escribir una entrada en el blog y más que nada porque nuevamente me encontraba embarcado en mil cosas, nuevas vivencias, aventuras….. etapas. El caso es que ha pasado un mes distinto en mi vida y, a pesar de que este no es el canal adecuado para contar ciertas intimidades, puedo decir que ha sido un gran tiempo.

A pesar de esto, otra vez vuelvo a tener la mente centrada en mi mismo y siento que es bastante peligroso. En pocas palabras, vamos, que siento que la estoy volviendo a cagar. Este mes ha sido genial porque he podido pensar en mi bajo otra perspectiva y con una motivación positiva, pero, ahora vuelvo a tener ese deje de nostalgia y tristeza, y estoy cayendo otra vez en esos malos vicios que tanto me estaba costando asumir y dejar. 

No tengo demasiadas expectativas últimamente, ni motivaciones. Estoy funcionando otra vez a modo robot y creo que no está siendo positivo tampoco. Vuelvo a encerrarme y a evitar conversar con mis amistades. No se si es autocompadecencia, lo dudo. Es falta de motivación. No me apetece hablar con nadie y, cuando lo hago, tengo que fingir que estoy bien. Todo una putada….

No se, otra vez me toca quemar esta etapa que tan poco me gusta. Espero sortearla con tranquilidad, paciencia y sin hacer más boludeces. Muchos saben a lo que me refiero. El caso es que otra vez tocan replanteamientos, desiciones y retos que, tal vez, esta vez no tengo nada de ganas de asumir. Aún así… ¿qué alternativas tengo? O seguir o seguir. Las hay más, pero más cobardes también, o más temerosas y el cobarde soy yo, no lo se….

Otra vez en el hoyo? Si estaba tan bien…. maldito animal de costumbres