León Gieco en Madrid

Ayer (07-07-2009) asistí al concierto de León Gieco en Madrid, en la sala Joy Eslava de la Calle Arenal, a escasos metros de Sol.

La cita se dió lugar sobre las 19:30 hs cuando la gente comenzó a hacer la cola para entrar. Afortunadamente llegué de los primeros y conseguí ubicarme a un metro de León, pegado al escenario. Durante la espera pasó León caminanndo por la peatonal para entrar al escenario y, al poco tiempo, llegó Ismael Serrano acompañado de su novia para hacer la cola con los mortales.

Es la primera vez que iba a la sala Joy Eslava, lo que significó el descubrimiento de otro de los bonitos lugares que hay en Madrid.

Sobre las 21 hs comenzaba el  espectáculo de la mano de «Einstein», una banda conformada por un puñado de arge ntinos y españoles que le pusieron bastante ritmo al inicio de la velada.

Acto seguido fuimos deleitados por un monólogo ejecutado por colaboradores de la asociación H.I.J.O.S de Madrid. El monólogo fue emotivo, sincero… espectacular. Tuve, al final, la necesidad de ir a darle la mano por la excelente interpretación.

Y llegó León (Raúl, Alberto, Antonio, para los amigos). Y la gente estalló en aplausos, silbidos. La ovación colmaba la sala y tapaba cualquier voz que no clamara su nombre. Como siempre llegó vestido de negro, con su cinturón lleno de armónicas, sus gafas y su mítica guitarra con sus iniciales grabadas alrededor de algunos tribales y flores.

El concierto fue distinto. Muy íntimo, cercano. Si hasta contó un chiste y se atrevió a fardar acerca de cómo somos los argentinos y nuestro crecido ego.

Y llegó la esperada música pero no sin antes contar alguna que otra anécdota. La primer canción fue su primera composición «Hombres de hierro» que fue coreada por todos los espectadores que colmaban la sala. Como dije  el concierto fué distinto. León no llevó ni su banda estable, ni la banda de «Mundo Alas«, era él y su guitarra conjugando su voz inalterada por los años.

Todas las canciones fueron acompañadas de videos reproducidos en una pantalla de fondo. Cada canción llevó consigo anécdotas y un recorrido desde la década de los 70 hasta el presente. Militares del golpe de estado que culminó en el 86; grandes músicos como Charly García, Violeta Parra, María Elena Walsh fueron recordados; figuras históricas como el «Che» Guevara sonaron armonizados por las canciones de Gieco. Todo en un mismo concierto.

A mi parecer fue espectacular. Debe ser que me encanta tanto su música, su mensaje, su solidaridad, su filantropía… quedé, una vez más, encantado de asistir a verle.

Como sorpresa invitó al escenario a Claudio Gabis de la mítica banda Manal para tocar Avellaneda Blues junto con un músico a la batería y una chica muy virtuosa al teclado. El resultado fué excelente!

El listado de canciones que tocó fue algo así: «Hombres de hierro», «Como la cigarra», «Carito», «Cachito campeón de corrientes», «María la del campo», «El fantasma de Canterville», «La historia esta», «La colina de la vida», «Canción de amor para Francisca», «Soy un pobre agujero», «Maturana», «Los salieris de Charly», «Guitarra», «El ángel de la bicicleta», «La memoria». Se que me olvido de alguna, pero están casi todas 🙂

La hora se vino encima y el equipo organizador decidió que era hora de cortar. De esto lamento mucho que no pudiera cerrar como acostumbra hacerlo con «Sólo le pido a Dios», ese himno internacional que casi todos conocemos. Una lástima. Aún así fue una gran noche y me quedo con un muy buen sabor de boca.