Impactos

Pocas son las veces que me quedan dando vueltas algunas de las cosas que suceden a mi alrededor o cerca del entorno en el que crecí. Hoy se me han quedado tres cosas ingratas en la mente.

La primera y la más tonta es la de la derrota de Argentina por parte de Brasil. Los que me conocen saben que me la trae al pairo el fútbol, pero esta vez le he dado importancia porque detesto a Maradona. Me parece una persona espantosa, que no vale para nada actualmente.

Entiendo que en el pasado fue un Dios para algunos argentinos, pero actualmente es un fracaso de entrenador de la selección. Ojalá que tantos golpes (como el 6 a 1 con Bolivia) le hagan dar cuenta a don Armando de que ya es hora de desaparecer del entorno antes de terminar de perder la poca dignidad que le queda como futbolista y persona.

El segundo impacto del día se produjo cuando leía esta mañana la prensa. Todos los sábados y domingos me levanto tempranito y me voy a un bar cerca de la estación de cercanías de Pozuelo, compro «El País» y desayuno mientras recorro la prensa. No es la primera vez que se habla del matrimonio Kirchner.

Según la nota que leía, la dupla ha multiplicado su patrimonio personal en un 571% desde los inicios de Néstor en el ejecutivo, hasta la fecha de hoy en que su mujer le reemplaza en el cargo (¿o sólo lo mantiene caliente?). Lo triste es que la nota se mofaba de la situación diciendo que si un matrimonio tan implicado en la política del cambio para Argentina multiplicaba de este modo su patrimonio.. figúrese cómo lo habrían multiplicado si tuvieran más tiempo para sus propias actividades empresariales. Vaya joda. Argentina es el hazmereir del mundo: en política, en salud (en política otra vez), en el fútbol…

Argentina, jubilate!

Mi tercer impacto lo produjo ver en la tele hace poco que salió la noticia del lío que se montó anoche en Pozuelo después del inicio de sus fiestas patronales. No se si les molestó a «los pijillos de pozuelo» que la discoteca móvil cerrara a las 3am, que la música estuviera baja, o que las churrerías también cerraran a la hora de la discoteca… no lo se. El caso es que algunos jóvenes de mi edad e incluso menos se decidieron por cargarse el mobiliario público. Quemaron contenedores, rompieron cristales. Se apedrearon con la policía durante casi 4 horas. Se veía pasar coches de la policía por todos lados. Luego cuando lo creyeron oportuno, cerca de 200 chicos fueron a arremeter contra la comisaría. Increíble! Acá en Pozuelo. En la tele vi imágenes a dos calles de casa de las brigadas especiales persiguiendo a los chicos porque estos habían podido casi con la policía local. Vi ua patrulla quemada totalmente, calles destrozadas palmo a palmo. Acá más detalles de la noticia.

Tres cosas que me han impactado hoy. Tengo ganas de irme a la cama a llorar por cómo está mi país y por la locura de la gente. Que triste….