No estoy para chistes

Hoy voy a escribir uno de esos posts confusos que, como diría mi amigo Iñaki, «parece que te hubieras fumado algo»… ¿o si?

No se por dónde empezar, ni qué camino seguir y menos donde terminará (el post… claro, claro). Pero bueno, voy a soltarme, voy a soltarlo todo. Empezando por decir que son pocas las veces que siento que las situaciones dan una vuelta de 180 grados, y hoy es una de esas veces. Lamentablemente no puedo comentar qué pasó. Y no es porque me encante el ocultismo. Lamentablemente, y lo máximo que puedo adelantar es que a lo largo de este año he hecho cosas que no me gustan, de las que me arrepiento y otras que me van a dejar marca para siempre. Y como no me enorgullece pues no quisiera contarlo, dañaría mucho a mis seres queridos seguramente. Pero hoy no tengo nada que hablar de eso, sino de cómo me afectan ciertas cosas y del miedo de volver a cagarla en «esos» aspectos a raíz de una situación problemática.

Se que hay cosas que no puedo manejar. La vida me ha enseñado a caminar hacia adelante en todo momento a pesar de que vayan quedando personas y cosas detrás de mi. Y hoy siento que es un día que parte en dos una vida que creía tener y que, a partir de ahora, van a quedar muchas cosas de las preconcebidas en un plano secundario donde yo no puedo influir, tan siquiera toca u opinar.

Hay cosas que me han partido en dos, en tres.. en mil… pero nunca me sentí tan desmembrado como me siento ahora. Y no hay alcohol que sane esta herida, ni droga que me transporte tan lejos como quiero estar….. más quisiera.

Y lo peor es que no sé quién es una persona adecuada para aconsejarme o guiarme en este momento. Me siento totalmente ofuscado. Y, ¡me cago en la puta!, no estoy siendo nada conciso . Estoy divagando entre ideas que yo sólo entiendo. Pero os juro que por más de que este sea mi cable a tierra, no puedo contar nada más. Más quisiera poder decir por qué me siento mal, o pedir la ayuda certera para que me puedan decir esa palabra adecuada. Estoy atado de manos.

Quizás no estoy siendo claro tampoco, porque otro día más he dejado volar mi cobardía entregándome a un frenesí de bebida, para intentar ahogarme hasta caer rendido. Quizás, como dice la regla, deba esperar a que pase el tiempo para ver las cosas con un poco más de perspectiva.

Hoy es un día serio, y no estoy para medio chiste. Intento hablar con mi hermano, no está. Para donde carajo disparo?