Sentimientos encontrados

¿Nunca te ha pasado de estar muy bien con algo que te hace sentir feliz y, a la vez, que esté pasando algo más que asimismo te hace sentir como el culo?. Hoy es uno de esos días….

Por un lado muy contento por mi mismo, porque otra vez se me llena el día de expectativas, de pensamientos, de ganas. Porque he conocido a una persona que nuevamente creo que merece la pena y con la que ahora mismo estoy super a gusto.

Pero por otro lado tengo a la familia desmembrándose. Mi poca familia, la que creía tener, la que recuerdo cuando en 2006 la vi por última vez.. hoy ya no es, al menos no es la que yo recuerdo. Mi casa tampoco ya es mi casa. La gente tampoco la siento mi gente. Cada uno ha seguido sus rumbos, y yo el mío. Y en esa bifurcación es en donde se quebró mi vieja realidad y donde comenzó el camino de los recuerdos. Ese instante en el tiempo que se detuvo para dar lugar a una nueva realidad en un país distinto, con nueva gente que ahora es «mi gente», con nuevas personas a mi alrededor, con recuerdos de personas que han pasado desde entonces…

Y ahora me encuentro parado nuevamente en una encrucijada, y no sé qué camino seguir. Si el de dar rienda suelta a las situaciones positivas que hacen bien a mi persona, o al camino del sufrir una distancia, una serie de situaciones en las que no tengo ninguna clase de control. Puede sonar completamente egoísta, pero es donde ahora mismo estoy parado, y no se si quiero decidir. Lo que si sé es que algo tengo que hacer al respecto de los problemas con mi familia y pronto, antes de que el corroer de los días desgaste lo poco que va quedando.

Mi post de hoy es cortito, porque también se encuentran mis ganas de escribir con el mismísimo detestar de la comunicación escrita. Gataflorismo me gusta llamarle 🙂