Saumsung Galaxy S. Un móvil de otro planeta

Hace casi un año me compraba mi primer móvil Android, un HTC Magic. Este móvil me trajo tantas pero tantas satisfacciones que me quedé totalmente prendado de su sistema operativo: Android. Este sistema, a mi gusto, es una maravilla. Aún no hay otro (ni iOS ni nada) que me haya producido este enganche.

Pues eso. Incluso antes de terminar mi permanencia con Vodafone (con la que estuve muy contento gracias a su tarifa de datos), he decidido cambiarme a Movistar para hacerme con el buque insignia de la coreana Samsung. Se mire por donde se mire, este teléfono es una verdadera maravilla, aún con sus carencias. Y es que se trata nada menos que del nombradísimo Galaxy S, el móvil que considero sin lugar a dudas el hardware top del momento sobre el que corre el sistema operativo de Google.

Sus características son las siguientes:

– Procesador Intrinsity-Hummingbird a la friolera de 1 Ghz de reloj! Capaz de calcular 3 veces más de triángulos por segundo que el Snapdragon a la misma frecuencia. Toma ya bicho!

– 512 MB de RAM DDR2

– 8GB de almacenamiento

– Pantalla Super Amoled de 4,1 pulgadas capacitiva (la nitidez y el brillo de este cacharro es envidiable)

– Jack 3.5 mm para auriculares estándar (trae en el paquete unos cascos intraauriculares impresionantes semejantes a algunos modelos de sennheiser)

– Cámara de 5Mp y cámara frontal para videoconferencia

– GPS, brújula, acelerometro de 6 ejes

– Radio FM

– Sensor de acercamiento para encender y apagar la pantalla conforme acercamos o alejamos el teléfono de la oreja

– Bluetooth 3.0, Wifi-n

– Batería de 1500 mAh

– Ranura para tarjeta microSD hasta 32 GB

– 2 botones frontales capacitivos

– Android 2.1

Como pueden ver, este teléfono móvil tiene casi o tanto más hardware que algun ordenador que tuvimos alguna vez en casa. La potencia del aparato es, sin dudas, digna de admirar. Sus dimensiones son muy acertadas aún teniendo en cuenta que trae poco más de media pulgada más de pantalla que un iPhone por ejemplo y poco menos de media pulgada más que un nexus one. Hasta donde se, el único que le supera en pantalla es el HTC Evo con 4.3 pulgadas.. pero vamos que la diferencia es poco apreciable. Aún así en hardware no le pisa nadie de momento. En la mano es sumamente liviano, agradable de sostener. Su diseño es sobrio, en negro y detalles metálicos oscurecidos. Nos recuerda mucho al iphone 3GS (aunque ya quisiera el pobre iPhone parecerse a este teléfono 😀 ) gracias a sus curvas y bordes metalizados y su botón central.

Además, Samsung se ha currado una versión personalizada de Android que es digna de mencionar, aunque movistar metiéndole las zarpas le ha metido azules horribles por todos lados. Aún así tiene mérito. Eso si, la versión del sistema operativo que le han metido, con estas modificaciones, podría considerarse como los puntos más flacos del teléfono. Y es que el interfaz TouchWiz es espantoso. Han intentado hacer el interfaz del iPhone pero en versión cutre, y la han petado de aplicaciones que me soplan la polla. Aún así, el teléfono que tengo entre mis manos es una maravilla de la tecnología actual. Seguramente en pocos meses se vea pisoteado por otro terminal, pero de momento me regocijo de tener entre mis manos el mejor hardware que se ha hecho para Android hasta el momento.

Como comentaba, el interfaz de Android que trae de fábrica es una caca gigante. Aún así se pueden hacer algunas cosas para no morir del asco. Por ejemplo como paso número uno, podemos instalar el launcherPro o el awd launcher desde el market. Lo que nos dará el interfaz clásico de Froyo en nuestro Eclair.

Como único fallo de hardware que le veo, es que no incorpora un flash. De cualquier manera no es algo que se use demasiado en los teléfonos móviles. Las fotos de noche van a salir como el culo siempre, flash o no flash, cuando estemos hablando de la cámara de un teléfono móvil, asi que no me quita el sueño.

El resto de pegas se las encontramos, definitivamente, en el software. Y es que a pesar de que Samsung se lo ha currado bastante en la personalización del sistema operativo, ha dejado algunos cabos sin atar y que opacan un poco la grandiosidad de este terminal. Aún así, con un poco de ingenio podemos sortear todos los escollos y gozar de un teléfono espectacular (no nexus, no… no le llegas a los talones… no). Me imagino que todos estos problemas o faltas se solucionarán en la actualización prometida para septiembre, cuando doten al aparato de la última versión de Android. Todo esto será posible gracias al feedback de usuarios frustrados en algunos aspectos, como yo, que han visto imposibles algunas tareas que de serie si se pueden con Android. Pero repito, esto es sólo un tema de software que se puede solucionar de varias maneras. Y si no te gusta, siempre puedes instalar una ROM cocinada por alguno de los maestros que frecuentan XDA 🙂

Ya para finalizar, comentar nuevamente, que estoy encantado con el aparato. Es sin dudas un teléfono referencia en varios aspectos. Espero que este me dure más de lo que me duró el magic (no, no se me rompió. Simplemente necesitaba actualizarme un poco) y me de el doble o más de satisfacciones que me dio el dispositivo de HTC.

Los animo a comprarlo si podéis. En tiendas como pixmanía, por 490 euros + gastos de envío os podéis hacer con este grandioso aparato.

2 comentarios en “Saumsung Galaxy S. Un móvil de otro planeta”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.